http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Provincia/Región
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Feria taurina de Ciudad Real
Actualidad Taurina


En esta ocasión la Feria Taurina de la capital ha consistido en una corrida de rejones y dos corridas de toros. El día 18 con algo más de un cuarto de plaza, se celebró la corrida de rejones, con toros de Lora Sangran, justos de presentación y bravos en general. Actuaron los rejoneadores Oscar Mota que tomó la alternativa, Diego Ventura y Lea Vicens. Óscar Mota recibió la alternativa de manos de Diego Ventura. A Mota le vimos con poco oficio, muy bisoño y a la vez nervioso ante un gran toro que lo desbordó en varias ocasiones. Como consecuencia sufrió un revolcón con posible fractura de tibia y peroné, a expensas de examen radiológico. El caballo sufrió una cornada importante, a pesar de ello continuó la lidia hasta finiquitar al toro. Sonó un aviso y escuchó una ovación antes de pasar a la enfermería.
Diego Ventura, sin estar mal, le hemos visto en otras ocasiones con mayor disposición y más arte, estuvo aseado en sus dos antagonistas y sólo le anotamos tres pares de banderillas en su segundo con el caballo “Nazari” batiendo al pitón contrario y clavando con mucho arte y espectacularidad. Ovación en su primero y dos orejas en su segundo.
La rejoneadora Lea Vicens pasó por Ciudad Real con más pena que gloria, exhibe buena monta pero su actuación fue mediocre y vulgar, clavando siempre a la grupa y no al estribo que es lo correcto. En el embroque cabe un autobús entre toro y caballo. Su segundo fue un gran toro que desaprovechó. Pitos en éste y ovación en su primero. El sexto que por cogida de Oscar Mota le correspondía a Ventura. Éste invitó a Lea Vicens a actuar por colleras. Espectáculo bochornoso que la Presidencia no debió de permitir. Fue un gran toro al cual volvieron loco poniendo banderillas a diestro y siniestro, y todo porque el Sr. Ventura no quería que la ”señorita” se fuese sin cortar trofeos. Por cierto, pasearon dos orejas cada uno. No sabía yo que los toros tenían cuatro orejas.
Al día siguiente, día 18, se celebró la primera corrida de toros con algo más de un cuarto de aforo en los tendidos y toros de Jose Luis Perera “La Dehesilla”, aceptables de presentación y de juego variado para los toreros Daniel Luque, Emilio Huertas y Álvaro Lorenzo. Luque estuvo variado y vistoso con el capote en sus toros. En su primero saludó en banderillas Raúl Caricol que se tuvo que desmonterar después de colocar dos pares de rehiletes magníficos. Luego faena importante de Luque por ambos lados con muletazos y naturales con cadencia, temple y ritmo. Se superó en su segundo que fue un buen toro cortando dos orejas de este y una de su primero.
Emilio Huertas se llevó el peor lote del encierro. Es una lástima, porque me consta que iba a esta corrida con enormes deseos de triunfar, pero la suerte le fue esquiva. Es un torero que merece más oportunidades, le vimos cuajado y poderoso. Maneja el capote con soltura y elegancia. En su primero tuvo que desmonterarse su subalterno José Otero, luego faena bien estructurada por parte del torero de Santa Cruz de Mudela, con aposo, temple y dominio; merece más cancha. En su segundo, un manso rajado nada o poco pudo hacer, el toro mostró desidia y mansedumbre y el torero puso ganas e ilusión. Al final de faena al bovino medio lo metió en cintura. Ovación con petición en éste y oreja en su primero.
Álvaro Lorenzo tuvo una actuación seria e importante en su presentación en el coso capitalino. Profundidad, temple y ligazón fueron el denominador común, toreo de mano baja con gusto y torería. Oreja en su primero y dos en su segundo, balance final.
El día 19, con tres cuartos de plaza, toros de Daniel Ruiz, justos de presentación, feos de tipo y hechuras y de juego desigual, para Morante, Aníbal Ruiz y José Mari Manzanares.
Los que fueron a ver a Morante tendrán que volver en otra ocasión, porque se llevó dos toros inválidos a los que nada pudo hacer. Le anotamos en su segundo unas verónicas excelsas rematadas con larga cordobesa. En sus dos toretes sin fuerzas y dando ambos con su anatomía en la arena del coso, el de la Puebla se limitó a hacer de enfermero, tal o cual pase abreviando. Pitos a ambos toros en el arrastre y al torero silencio y ovación.
Aníbal Ruiz que actuaba al cumplir 25 años de su alternativa en el mismo coso, esa misma mañana descubrió una placa en la puerta grande de la plaza. Por la tarde, estuvo valiente y decidido como un tejón. Fue a la postre el triunfador del festejo cortando cuatro apéndices. Manejó el capote con soltura y elegancia. Con la muleta, en sus dos toros, faenas por ambos lados de arresto y enjundia, puso agallas y corazón en su hacer muleteril. Lo dicho, cortó cuatro orejas.
José María Manzanares tuvo una tarde brillante, con dos astados nobles y repetidores. Los muletazos los bordó, faenas en definitiva cinceladas con arte y embrujo, no exentas de temple y ligazón. A su esportón fueron a parar dos orejas de su primero y una de su segundo. Al final del festejo Aníbal Ruiz y José María Manzanares salieron a hombros.

Fotos: Aníbal Ruiz con los trofeos conseguidos y Emilio Huertas en un excelente pase por la diestra


21/08/2018 | Curro Banderillas
 
     
 
Anibal Ruiz.jpg Emilio Huertas copia.jpg
 
joroba.es | programacion web