http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Crónicas Plenarias
 
 
  Portada  
  Noticias  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
“Al Derecho, por derecho”



Como del pasado Pleno hay poco que comentar que no hayamos dicho ya, me van a permitir que haga un poco de etimología-ficción, muy de moda en estos tiempos, según la cual, “derecho” vendría de “ir derecho”, recto, que se dirige hacia un punto sin desviarse, que no se inclina a los lados ni se quiebra ni hace curvas ni ángulos. Que no da rodeos.
En estos últimos meses de encuentros y reencuentros, de sumas y multiplicaciones, me pasaban unas referencias sobre Le Corbusier, y me lo presentaban como alguien que veía la posibilidad de cambiar el mundo a través de la arquitectura y el diseño de las ciudades. Recomendándome la lectura de su artículo titulado “El camino de los asnos. El camino de los hombres”, donde se explayaba en esta concepción. “El hombre –decía- camina derecho porque tiene un objetivo; sabe a dónde va, ha decidido ir a determinado sitio y camina derecho. El asno zigzaguea, pierde el tiempo un poco, sesera esmirriada y distraída; zigzaguea para evitar los cascotes, para esquivar la pendiente, para buscar la sombra; se preocupa lo menos posible”. Está claro, ¿no?
“Hay que pensar por anticipado en el resultado”, continua Le Corbusier. “El burro no piensa en nada, en nada más que en dar vueltas”. En mi modesta opinión, creo que el autor subestima a los burros y concede demasiado crédito a las personas. El texto, después, desciende hacia unos planteamientos urbanísticos que yo, ni por ensoñación, me siento capacitado para comentar. Pero sigamos con esa idea de la línea recta y apliquémosla… al Derecho: Al conjunto de principios y normas que rigen las relaciones humanas. A la facultad de toda persona de exigir lo que las leyes establecen. Al cumplimiento de los Derechos Humanos.
Porque, efectivamente, a los derechos hay que ir derecho y “por derecho” que diríamos en nuestra tierra. Porque no valen rodeos. No sirven medias tintas. Ni zigzaguear para evitar cascotes o buscar la sombra. A cumplir el derecho a la vivienda hay que ir directamente. De frente. En línea recta. A satisfacer el derecho al trabajo, sin una sola excusa ni una sola curva. Al derecho a la salud, a la educación, a la atención a la dependencia, a la cultura, a la información, a la participación democrática. A todos los derechos, por derecho. No a dar rodeos tan pronunciados como los de “crear las condiciones favorables para el ejercicio del derecho”. Ni quiebros tan asnales (dicho sea con todos los respetos) como las excusas argüidas para mantener la situación de indefensión frente a las arbitrariedades administrativas. O el zafio zigzagueo de argumentar la necesidad de crecimiento económico antes de atender a los derechos humanos. Por no terminar siempre echando la culpa al “empedrao”.
De manera que, si queremos ser o comportarnos como seres racionales y atendiendo a las razones esgrimidas por Le Corbusier en su “El camino de los asnos. El camino de los hombres”. Hay que ir derecho hacia las cosas que verdaderamente interesan. Hacia los derechos. Porque ya lo sabemos: los rodeos son cosa de burros (dicho sea con todos los respetos).
POSDATA: Con toda la modestia y eficacia que nuestra exigua representación ha permitido, este concejal cree haber actuado recto y por derecho y cumplido con los compromisos adquiridos hace cuatro años ante el electorado de Valdepeñas y, sobre todo, ante los votantes de Izquierda Unida. Que este trabajo tenga su recompensa en las elecciones del 24 de mayo y se multiplique en la próxima legislatura con unos excelentes resultados de IU-Ganemos Valdepeñas. Que así sea.


20/04/2015 | GREGORIO SÁNCHEZ YÉBENES
 
     
joroba.es | programacion web