http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Crónicas Plenarias
 
 
  Portada  
  Noticias  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Más caprichosa que una Casa del Agua



Aparentemente se podría aventurar un Pleno monocorde, con asuntos corrientes que pudieran parecer hasta aburridos, tal es la burocrática tramitación de puntos sin dar pié a todo lo que pudiera discutirse sobre ellos. Pero estando la Casa del Agua de por medio, difícilmente no se podría esperar un nuevo rifirrafe verbal con el señor Alcalde a propósito de la enésima petición de la empresa que gestiona por treinta años la explotación de la Casa del Agua. La última, por ahora, que el Ayuntamiento adelante al primer semestre, y durante los próximos 20 años, los más de 352.000 € que nos corresponden pagar anualmente.
Justificaba el Alcalde el citado adelanto afirmando que era lo mejor que le podía haber pasado a Valdepeñas, por el énfasis utilizado casi comparable con el proyecto de Dupuy de Lome. Alegaba el Regidor, estrategias de Tesorería, pero no mencionó ningún informe de Intervención que avalara tal conveniencia. Por eso y, para traducir a lenguaje de calle la más cierta y posible explicación a este alarde de planificación de pagos que nos lleva a la tendencia contraria al ya famoso "en diferido", el concejal de IU dijo que "la niña nos había salido caprichosa".
Ahí respondió el Alcalde con otro intento de cursillo exprés sobre gestión económica y, de paso, quiso jugar con las palabras -como antes había jugado al Estratego- para vincular los "caprichos de la niña" a un éxito social de convocatoria.
Claro que no dijo que desde el 2009 el proyecto de la Casa del Agua ha sufrido importantes cambios, siempre a petición de la empresa constructora, … claro que no dijo que la Casa del Agua era un ejemplo de cómo vestir un santo dejando en pelotas al de al lado... y claro que no dijo que una parte de los usuarios de la Casa del Agua acudían para asistir a los cursos que antes se impartían en la piscina municipal. Por cierto, se puede morir de éxito en alguna que otra ocasión porque los inscritos en los cursos sobrepasan los recursos disponibles y tienen que "madrugar" para asegurarse la entrada y asistencia. O practicando la “sumba”, todo ello en un alarde de precariedad laboral del que por ahora no ha llegado a presumir el Regidor.
Resumiendo: Cedemos el terreno, pagamos la construcción, avalamos el crédito de los constructores y acordamos el pago de obra en veinte años y el periodo de explotación hasta treinta. Y ahora, con el primitivo proyecto degradado y la piscina de verano jibarizada, por "cuestiones de estrategias de disponibilidad de Tesorería", adelantamos el pago al primer semestre. No está tan claro que sea el Ayuntamiento el más beneficiado por la decisión. Que dirán los proveedores municipales, autónomos y pequeñas empresas locales, asociaciones y colectivos que ven con resignación llegar las doce campanadas sin recibir el pago o subvención municipal.
Continuó el Pleno con la venta de más bienes públicos, mientras “nos compraban” más caminos y antes de que por primera vez en el Salón de Plenos se denunciara una Reforma Electoral que tendría que indignar a cualquier ciudadano con el más mínimo respeto por la democracia, sea cual sea su color. El concejal se sintió obligado a pensar en otro mundo municipal que, como decía Pessoa, olvide "los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares", un mundo en el que la ciudadanía recupere el control de sus propias vidas y, para ello y entre otras cosas, recuperar el control democrático sobre la gestión municipal. Y esto no se logra no votando o votando con criterios intoxicados y desentendiéndose del control de la gestión aunque se manifieste la indignación o, lo que es peor, cunda el desencanto. Las buenas ideas son para quienes se las trabajan, mejor en compañía de muchos y para debatir, desde el principio, cuáles son las propuestas que nos gustaría convertir en hechos, cuáles los métodos y quiénes las personas que mejor pueden defenderlas.
El concejal sabía que no estaba diciendo nada nuevo. Su propia candidatura había podido presentarse y ganar electoralmente un puesto de concejal gracias a los votos, claro, pero también contando con la participación de gentes que no eran militantes clásicos, ni gente de aparato, ni fontaneros, ni asesores pagados o recompensados... gentes que no solamente creían sino que practicaban la elaboración colectiva, arrimar el hombro, echar una mano (no confundir con meter la mano) a una causa común. No hay recetas mágicas, pero hay palabras que adquieren significados renovadores. Y entre ellas destaca, como oportunidad para que los ciudadanos no sean sólo votantes o abstencionistas, invitarles, ofrecerles la máxima participación posible en un proceso de primarias.
En eso estaremos cuando se reanuden las crónicas plenarias y estamos ya, divulgando la propuesta a las personas interesadas y preocupadas por la vida municipal, a quienes estén contra la caspa y contra la casta, contra los estrategas sobrecrecidos, los retorcedores de palabras y los que dicen hablar en nombre de todos pero arriman el ascua siempre a la misma sardina, llámese liderazgo eterno e indiscutible, llámese despotismo no tan ilustrado como se presume, llámese escasa voluntad de consulta a los ciudadanos, llámese pelotazo, capricho o… llámese pucherazo.

Todos somos todos. Tenemos la oportunidad de demostrarlo.


08/06/2014 |
 
     
joroba.es | programacion web