http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  El comentario
 
 
  Portada  
  Noticias  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Moratoria en la Denominación de Origen



Han transcurrido tres meses desde que agricultores y bodegueros, a través de sus representantes en la Interprofesión de la Denominación de Origen Valdepeñas, rubricaron el nuevo reglamento (pliego de condiciones) para la producción de uva y la elaboración, crianza y venta de vinos. Acuerdo al que sucedió la renovación de la junta directiva y asamblea de la entidad, con el nombramiento más sobresaliente del alcalde, Jesús Martín, como presidente de la Denominación; hecho insólito que contó con la unanimidad de los representantes del sector y con la unanimidad también, pero en contra, de los tres partidos de la oposición en el ayuntamiento.
En aquel 12 de mayo y en presencia del consejero de Agricultura de Castilla La Mancha (quien se declaró proponente del alcalde para presidente del órgano de gestión), Jesús Martín adujo entre las razones para aceptar el cargo, la responsabilidad ante un sector que supone el 20 por ciento de la economía de Valdepeñas y ante una institución que, de continuar la guerra entre partes, se iría “al carajo”. Lo que viene después nadie lo dudaba, pero por si acaso, el alcalde lo verbalizó: “No estaré de florero. Velaré por el cumplimiento de los acuerdos”.
Catorce semanas después y a pocos días del inicio de la vendimia, cuya paz a priori no está garantizada, voces del sector apuntan a que las bodegas no están preparadas para cumplir, a primeras de cambio, las condiciones de ese acuerdo. Necesitan tiempo. Años quizá.
El nuevo pliego comprometía a las industrias a declarar cada mes las existencias de vino calificado para D.O. y del pendiente de calificar; y a que cada año, antes del 31 de diciembre, tuviesen calificado todo el vino pendiente de aptitud. Para los viticultores, la nueva norma elevaba los límites de producción de uva, para adaptarlos a la viticultura actual, más productiva que la que había cuando se fijaron los límites anteriores, aunque sin sacrificar en teoría la calidad.

O la parte agraria flexibiliza su postura, o figurará como corresponsable del fracaso, en el epitafio de la entidad

En estos cien días no se ha obrado el milagro. La nave de la D.O. Valdepeñas sigue enfilando el mismo carajal y, o la parte agraria flexibiliza su postura dando tiempo a las bodegas para ponerse al día o aquéllos figurarán como corresponsables del fracaso, en el epitafio de la entidad.
Representantes de la parte productora recuerdan que es la falta de transparencia y no unos céntimos de más o de menos en la liquidación de la uva, el origen de un conflicto enquistado durante décadas en la vitivinicultura de Valdepeñas.
La cotización de la uva –indican- está sometida a la ley de la oferta y la demanda, y ésta no puede funcionar si se desconocen las existencias de vino en el momento de decidirse el precio de la cosecha de uva.
Entre las decisiones tomadas en este tiempo, está la recuperación de los dos inspectores (“veedores”) de los que la Interprofesión prescindió hace un par de años, cuando la ley obligó a externalizar la función de inspección, dejándola en manos de empresas independientes. Estos técnicos están dedicándose a sondear la productividad en el campo y no, por el momento, a verificar punto alguno del acuerdo que atañe a las bodegas; o si –como sugieren- el parque de barricas en el conjunto de las bodegas da para todo el vino que sale al mercado como crianza o reserva.
En un momento crítico para el futuro a corto y largo plazo, de una D.O. que se mantiene en la élite del ranking nacional de venta de vinos embotellados, es crucial que desaparezca el frentismo entre las bodegas y sus proveedores de materia prima, lo cual pasa porque unos y otros asuman el mismo compromiso que sustenta a su Denominación de Origen: velar por las figuras de calidad y por su correcto uso. Si para este irrenunciable fin, el precio es dar el margen de tiempo preciso para adaptarse, más caro será porfiar en el bloqueo de los dos últimos años. Otro debate es si esa moratoria tiene que ser gratis para quien la pide.

Foto (archivo): El consejero de Agricultura presenta al alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín, como nuevo presidente de la Denominación de Origen, el pasado 13 de mayo

17/08/2016 | JULIÁN GÓMEZ
 
     
 
ARROYO MARTÍN.jpg
 
joroba.es | programacion web