http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  El comentario
 
 
  Portada  
  Noticias  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Valdepeñas, a por uvas



Esta semana ha habido nuevo cónclave en la Interprofesión de la Denominación de Origen Valdepeñas, por ver de desatascar un bloqueo que se ha hecho endémico de esta zona de producción vitivinícola y que durante todo 2015 inhabilitó a esta institución, para desempeñar el que –tras la transformación de los Consejos Reguladores en Interprofesionales Vitivinícolas- pasó a ser su principal cometido: la promoción de los vinos. Por fácil y poco ocurrente que suene, viendo el despliegue publicitario que han desarrollado otras áreas vinícolas de dentro y fuera de Castilla La Mancha, competidoras directas de ésta, encaja ironizar proclamando que Valdepeñas sigue “a por uvas”.
Se justifica escuchando al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, declarando el pasado miércoles en la sede de la D.O. que la misma debe recuperar su funcionamiento normal y hacer promoción de un producto con marca que aporta valor añadido a la industria de los vinos de esta región.
Hace meses, en plena movilización de agricultores por la revisión del pliego de condiciones que rige la producción de uva y vino amparados por la denominación de origen, los representantes agrarios coincidían en que Valdepeñas reúne un cúmulo de factores que la diferencian de otros escenarios vitivinícolas y que la hacen proclive al choque entre sectores: superficie reducida, multitud de pequeños vendedores de uva y apenas cuatro compradores para el 90 por ciento de la producción.
La problemática es singular y compleja de reconducir, pero no tanto para que el sector aparque lo que debiera ser irrenunciable: la promoción, en un mercado definido por la imagen y la comunicación.

Y por si fueran pocos los frentes abiertos a un sector, de cuya dependencia apostaron los políticos hace lustros por desvincular la economía local, para llegada la crisis, reivindicarla y elevarla a los altares, surge ahora una nueva amenaza, que está revelándose como el caballo de batalla de este 2016, por su calado medioambiental, socioeconómico y por ende, político. Las ahora conocidas como “tierras raras” van a estar hasta en la sopa. Capitalizarán portadas, informativos, dimes y diretes en esas corralas de chismorreo continuo que son las redes sociales.
Ahora resulta que el Campo de Montiel y el entorno de Valdepeñas son campo fértil en elementos químicos de alto poder contaminante en estado libre, pero que asociados a determinados minerales son la base de componentes esenciales para fabricar teléfonos móviles y otros terminales, cuyo comercio es hoy uno de los principales resortes de la economía mundial. Quién nos lo iba a decir.
Hasta diez proyectos de investigación, previos a la explotación minera de las referidas tierras cuentan ya con licencia. Para su viabilidad precisan de un voluminoso aporte de agua, que se tomará del pantano de la Cabezuela, del que BEBEN varios municipios del Campo de Montiel y que complementa al suministro urbano que Valdepeñas recibe de la presa de Fresnedas. Tal actividad, según afirma la Plataforma “Tierra Viva”, surgida en oposición al interés empresarial por la extracción de tierras raras, interferirá en los viñedos que históricamente alimentan la economía local, hasta comprometer su salubridad. Veremos. Pero mientras se verifica la base de esta alarma y lo que de bueno o malo nos trae esa pretendida explotación minera de nuestro subsuelo, a menos de diez kilómetros en línea desde la Iglesia de la Asunción, al comentado déficit de marketing de los vinos de Valdepeñas en el último año, puede unirse la identificación de la marca (bastardamente inducida por terceros) con una nueva y efímera industria comprometedora de nuestro medio ambiente.


14/01/2016 | JULIÁN GÓMEZ
 
     
joroba.es | programacion web