http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Cambio de modelo



El modelo anterior liberal ha fracasado o al menos se ha agotado. Un modelo que, como canto de sirena, nos llevó a un crecimiento insostenible. Y ya se sabe lo que pasa con lo no sostenible. Que se pincha y se derrumba.

Cuando una crisis económica se empeña en no retroceder. Cuando es la causa de un estancamiento en todos los órdenes de la vida social de un país. Cuando se presenta como un grave peligro para las estructuras laborales. Cuando amenaza a las clases más necesitadas, porque atenta al principio esencial y único de su subsistencia, que es el puesto de trabajo. Cuando todo esto ocurre, no queda otro remedio que tomar el toro por los cuernos y cambiar el modelo económico y productivo.

En España, cuando las situaciones económicas y sociales se han visto en peligro, ha sido necesario cambiar el modelo productivo. Ocurrió con los Pactos de la Moncloa en la época de Adolfo Suárez. Y ocurrió con la reconversión industrial en la época de Felipe González. Cuando la crisis actual empezó a dar la cara, todos los indicadores nacionales e internacionales apuntaban a un fracaso del sistema financiero por los abusos incontrolados de sus dirigentes.

Es cierto que la causa ha sido esa. Por ello estuvo bien ayudar al sistema financiero para evitar su derrumbe. Se ha evitado la caída total, y si no se hubiera actuado así, hoy estaríamos mucho peor. El problema es que esa crisis financiera ha puesto al descubierto otros defectos más profundos. Defectos, algunos previsibles como la burbuja inmobiliaria, y otros menos previsibles como la necesidad de un cambio en las estructuras económicas. Ahora nos hemos dado cuenta de que con las ayudas al sector financiero no ha sido suficiente. Los daños colaterales han ido a converger en los sectores más débiles del sistema productivo de cada país. De ahí nace la necesidad de cambiar ese sistema, porque aunque se corrija el frenazo financiero, las consecuencias no se solucionarán sin un cambio mucho más estructural.

Es la explicación de las propuestas del presidente del Gobierno en el debate del Estado de la Nación. Hay que ir a un cambio de modelo económico y productivo que corrija las deficiencias del actual sistema que nos ha llevado al conocido y desgraciado descalabro. Un cambio que tiene que estar fundamentado en tres principios: sostenible en lo económico si lo basamos en la educación, la investigación, el conocimiento, la innovación; sostenible en lo social si es capaz de crear empleo de calidad favoreciendo la cohesión y el bienestar social; y sostenible medioambientalmente con energías renovables que favorezcan el medio ambiente y el ahorro energético, poniendo coto a la dependencia del petróleo. Ahora falta que todos arrimemos el hombro para ponerlo en práctica. Ahora vamos a ver quien está dispuesto a priorizar el interés general ante el interés partidista.


28/05/2009 | Julio García-Casarrubios Sáinz
 
     
joroba.es | programacion web