http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Una síntesis muy puntual de la actualidad nacional



Ibarreche, con su plan, en Moncloa. Zapatero, con su “no”, completa el paripé. Días después, Patxi López declara que “apuesta por un referéndum con todas las consecuencias”, para “construir una nacionalidad vasca desde la integración y desechando el frenetismo y las exclusiones, previo acuerdo entre partidos”. La señora De la Vega manifiesta a continuación que el Gobierno respalda tal declaración: “Es lo que decimos siempre, respaldo a las reformas estatutarias bajo los límites establecidos”.
No parece que las reformas estatutarias puedan venir por la vía de un referéndum con todas las consecuencias. Y lo de la nacionalidad vasca desde la integración … ¿con quiénes?¿Con los Otegi y demás batasunos-etarras con los que se cerraron los acuerdos de Loyola?
***
Al término del acto de la última entrega del premio Cervantes, el Rey, a requerimiento de la periodista Mercedes Ibaibarriaga, expresó una serie de opiniones acerca de la persona del señor Zapatero. Sin entrar en la polémica suscitada en torno a la improcedencia de tales opiniones, hay que resaltar lo que dijo del presidente del Gobierno:”que es un hombre muy honesto, muy recto, íntegro, que no divaga y que sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas”. Los elogios podrán ser más o menos apropiados pero, en lo de “la dirección en la que va” y “por qué hace las cosas”, parece que quien no lo sabe es, precisamente, Su Majestad, pues la finalidad de la política que lleva a cabo el señor Zapatero es liquidar la Constitución manejando con tal fin al TC para que se produzca una sentencia favorable al Estatuto catalán -podemos estar ante un nuevo caso Rumasa-; los medios que emplea quedan de manifiesto al dar pares y nones al independentismo que exhibe quien habla siempre en nombre de los vascos y las vascas, así como en su intento de reescribir los dolorosos hechos de nuestra guerra civil (Ley de la memoria histórica) y anular la Transición, con lo que se podría cuestionar la propia figura de don Juan Carlos, al ser éste el Rey que nos dejó Franco. Y si el íntegro, honesto y recto Zapatero sigue en el poder, ya veremos a qué queda reducida la Corona allá por el 2014.
***

La ministra de Defensa ha dado a luz un precioso niño a quien impondrá el nombre de Miquel. Ella se llama Carme, que no Carmen; el marido Miguel, que no Miquel, y el niño llevará el nombre del padre, solo que en catalán. ¿Recuerdan la escena que protagonizó Carod-Rovira en Tengo una pregunta para usted, cuando el preguntante le llamó ¡José Luis! y por poco se lo come al grito de: “Yo me llamo Josep Lluis”? Pues imagino a este niño, ya crecidito, ante alguien que tenga la ocurrencia de llamarle Miguel: “¡Oiga, que no! Que Miguel es mi padre; yo me llamo MIQUEL”.
***
El señor Zapatero acuñó la célebre frase que otorgaba a la nación un concepto discutido y discutible. Pues bien, con ocasión de la reinauguración de las sesiones en la Cámara alta ha establecido un nuevo aforismo sobre la nación española: “España es un Estado compuesto”. Sí, señor, y tal como van las cosas parece inevitable que, en un futuro no muy lejano, pase a ser un Estado descompuesto.
***
Flaco servicio está haciendo el señor Rajoy al PP con ese intento de aproximación a los nacionalismos, algo que, aparte de agravar la crisis interna del partido, no puede conducir a nada positivo. Los nacionalistas se encuentran muy a gusto con las alianzas -tácitas o expresas- que mantiene con un PSOE que tolera, cuando no ampara, sus ínfulas independentistas. Y no se olvide que el nacionalismo, en la actualidad, se ha radicalizado en cuanto a su carácter excluyente, y lo primero que excluye es todo aquello que huela a PP.
***
En mi artículo de la pasada semana puse de relieve todo cuanto de negativo supone la inminente subida del recibo de la luz. Me quedé corto en el análisis de sus repercusiones, pues al aumento de ese 11,3 % que parece ya definitivo, hay que unir la desaparición de la tarifa nocturna, con un impacto sobre la economía doméstica superior al indicado 11,3 %, y el anuncio de que las sucesivas revisiones tarifarias -es decir, los aumentos- se harán trimestralmente. Se arguye también como justificación de tales aumentos el hecho de que ni siquiera se llega a pagar el elevado coste de la energía que se nos sirve. Claro, claro; pero lo que no se dice es que la energía de menor coste es la nuclear, y que España la tiene sometida a una moratoria que acabará clausurando las pocas centrales -seis en la actualidad- de que disponemos. Aquel• ”Nuclear no, gracias” de hace unos cuantos decenios quedó arraigado en la mentalidad de todos nuestros Gobiernos, mientras que en Italia apuestan por la energía nuclear, en Inglaterra se disponen a la creación de numerosas centrales y en la vecina Francia hay, de éstas, nada menos que CINCUENTA Y NUEVE. Nuestros ecologistas y compañeros de la progresía rampante mantienen su oposición porque tales instalaciones presuponen un grave peligro, y nadie parece tener en cuenta que si, por desgracia, se produjera un Chernobil en Francia, no escaparíamos a sus terribles consecuencias, de las cuales nos creemos a salvo por no tener centrales nucleares en nuestro suelo. ¡Qué país de listos!
***
El señor Zaplana ha dejado la política y su escaño para incorporarse a la empresa privada -Telefónica- con un cargo de jugosa remuneración, por cuyo motivo ha recibido críticas de quienes fueron sus adversarios políticos. Pero veamos lo que hay en la casa de éstos. David Taguas, directos de esa extraña Oficina Económica de Moncloa se ha pasado también a la empresa privada -SEOPAN, la patronal de los constructores-, con una remuneración de 25.000 € mensuales; pero por su categoría de secretario de Estado y por el tiempo -18 meses- servido en tal oficina, le corresponde una indemnización del 80 % del salario que percibía en aquélla durante otros dieciocho meses, o sea, seis mil euros por mes. El señor Solbes apeló inútilmente a la “ética” de Taguas para que éste renunciara a la paga del Estado, pero es que el propio Solbes podría haberle dado ejemplo renunciando también a su pensión de 3.800 € mensuales por su condición de ex comisario europeo, ya que percibe 7.205 € al mes como vicepresidente del Gobierno.
Claro que si nos ponemos a señalar retribuciones sustanciosas, ahí tenemos al señor Marín que, como ex presidente del Congreso, percibe 13.000 € mensuales; y al ex ministro de Defensa, señor Alonso, que acumula para sí ¡tres! salarios, a saber: el de ex ministro, el de diputado y el de portavoz del PSOE en el Congreso. Total, unos 15.000 € al mes. Ahora, usted, como trabajador, no puede percibir más de un salario de organismos públicos ni más de una pensión como jubilado. Y hay todavía espíritus que, no por ser ciegos, sino porque no saben o no quieren ver, siguen creyendo que el PSOE es el partido de los pobres. ¡Qué país!
***
¿Recuerdan ustedes lo del informe Pisa? A través del mismo y en materia de educación y aprovechamiento escolar se nos situó en el puesto vigésimo sexto sobre un total de cuarenta países. Como los eufemismos están a la orden del día, se dijo que bueno, que la cosa no estaba tal mal, aunque era “manifiestamente mejorable”, cuando la verdad es que señalaba el desastre de nuestro sistema educativo.
Guardando cierta analogía con lo expuesto en las líneas precedentes, llega el Chikichiki a Eurovisión. Un triunfo arrollador, oiga. No me gusta ponerme medallas, pero en mi artículo Zapatero, reelección y Chikichiki a Eurovisión (CANFALI, 14 de marzo pasado) ya señalé el carácter de horterada y obscenidad de tal engendro. Hemos exhibido todo lo más casposo y cutre ante Europa, y ahí quedó el resultado: décimo sexta posición sobre veintiún participantes. Evidentemente, algo “manifiestamente mejorable, aunque un éxito colosal para algunos, ¿verdad, señor Buenafuente?


29/05/2008 | Antonio Martín Sánchez-Carrasco
 
     
joroba.es | programacion web