http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Zapatero, reelección
Y el chikichiki, a Eurovisión


Aunque los dos hechos apuntados en el título de mi colaboración de hoy no tengan relación entre sí, ambos han dependido del resultado de una consulta popular. Por supuesto que, con un mínimo de talante democrático, no se puede poner pero alguno al triunfo de Zapatero en los comicios del 9-M, un triunfo amplio pero sin llegar a la mayoría absoluta, para la cual le han faltado siete escaños. Claro que con el examen pormenorizado de los resultados electorales es posible extraer causas y consecuencias del referido triunfo, si bien de antemano se puede establecer que el partido socialista cuenta con una voluminosa base de incondicionales adictos que votará siempre PSOE, sean cuales fueren las actuaciones de éste y las de su gobierno. Prima sobre cualquier otra consideración la idea de que todas aquéllas responden a un proceso progresista en lo político, en lo social y en lo económico, proceso discutido y discutible por cuanto a los dos primeros aspectos e inexistente en lo económico, en cuya faceta se comprueba que la gran Banca sigue ejerciendo su dominio capitalista y su apoyo al Gobierno, que éste acepta encantado, mientras las grandes fortunas -léase los Albertos y compañía- campan por sus respetos y se amplia la diferencia entre ricos y pobres. Ya lo pregunté una vez (CANFALI, 10-VIII-07), y lo hago de nuevo ahora: ¿Dónde está el socialismo?
Hay entre la ciudadanía otro espíritu progresista en lo cultural, el que ha llevado a que una canción como Baila el chikichiki, ejemplo de horterada y obscenidad, haya sido elegida para que nos represente en el próximo festival de Eurovisión. La dirección de TVE ha expresado ya su intención de rectificar la parte de la letra que menciona a políticos, algo no permitido en el concierto eurovisivo, pero ¿quedará intacta esa parte final en la que se dice, después de mencionar a las diversas personalidades que bailan el chikichiki, que lo baila mi mulata con las bragas en la mano? Ni el elector que ha dado su voto a Zapatero ha votado socialismo ni el público que ha elegido el chikichiki tiene idea de los términos que limitan la dignidad de una canción.
Pero dejemos tal cuestión, a fin de cuentas algo intrascendente, y ocupémonos de las elecciones del 9-M y de las perspectivas tras su resultado. He aquí los hechos. El PSOE ha obtenido 38.000 votos más que en 2004 y 169 escaños; el PP 400.000 más que en 2004 y 153 escaños; CiU ha ganado un escaño y pasa de 10 a11; ERC pierde cinco y pasa de 8 a 3; IU pierde tres y queda solamente con dos: el PNV pasa de siete a seis; Coalición Canaria de tres a dos; BNG y Nafarrroa conservan dos y uno, respectivamente, apareciendo UPD, la nueva formación de Rosa Díez, con un diputado.
Según los cálculos de diversos analistas, el espectacular avance del PP no le ha servido para obtener la victoria debido a que, pese a los 300.000 votos que, teóricamente, le ha quitado UPD al PSOE, éste los ha compensado con creces al absorber -algunos dicen fagocitar- a IU y ERC, los dos grandes perdedores de estas elecciones. Es especialmente lamentable el caso de IU, un partido que llegó a ser la tercera fuerza y que ahora queda reducido a la mínima expresión por obra y desgracia de un funesto Llamazares, que ha dilapidado la herencia del dignísimo Anguita, que olvidó el significado de la famosa “pinza” contra Felipe González que Aznar por la derecha y Anguita por la izquierda formaron contra el falso socialismo del PSOE, y que nunca comprendió la profunda verdad encerrada en la famosa frase del referido Julio Anguita: “PSOE y PP son dos caras de la misma moneda. No representan alternativas de poder, sino simplemente alternancia”. Apoyar servilmente el falso socialismo del PSOE, hacer lo propio con el separatista Ibarreche y unir su voto a los de ANV para que este partido gobierne el municipio de Mondragón no podían acarrear otras consecuencias. Por cierto, que el proetarra ANV se hiciera con el citado municipio se debe, en principio, a una CONCESIÓN POLÍTICA de Zapatero en su chalaneo con ETA, porque ANV y el PCTV están en las instituciones en virtud de tal concesión, una verdad catedralicia aunque se obstine en negarla la Ejecutiva del valdepeñero PSOE.
En otro orden de cosas, lo que yo no suscribo, aunque lo ha propugnado algún medio, es que ETA haya devuelto el favor asesinando a Isaías Carrasco, ex concejal socialista del citado municipio, para revolucionar el voto a favor del PSOE, cuyo gobierno es preferible para la organización terrorista, a quien no le agradaría en absoluto que el PP estuviera en el poder; fundamentándose tan arriesgada opinión en el hecho de que el PSOE haya triunfado ostensiblemente tanto en el País Vasco (88.000 votos más que en 2004 y nueve diputados) como en el propio Mondragón (casi el 40 % de los votos).
Pese a todo, no deja de ser elocuente el hecho de que, celebrada una sesión extraordinaria del Congreso de los Diputados para condenar dicho asesinato, se haya rechazado una vez más la propuesta del PP tendente a que sea anulada la autorización concedida al Gobierno para negociar con ETA. O sea, que a los terroristas se les dice que sí, que son muy malos, unos desalmados criminales, pero que bueno, si no pasan de un asesinato de vez en cuando, podemos seguir negociando. Y todavía ha sido más patético ver que quienes han mantenido reuniones y negociaciones con los etarras -Eguiguren y Patxi López- portaran el féretro con los restos mortales de Isaías sin descartar la posibilidad, terminadas las exequias, de reunirse con los asesinos para continuar las negociaciones.
En conclusión, Zapatero encara la nueva legislatura con la posibilidad de no necesitar pactos para sacar adelante leyes de menor cuantía, pero sí para otras de especial importancia. Puede recurrir a los once votos de CiU, pero ya ha adelantado el señor Durán i Lleida que tendría que pensar el precio a fijar y, por otra parte, no sería fácil conjugar el hecho de que CiU apoye a un gobierno cuyo partido, en Cataluña, lo tiene en la oposición. Precisamente, el PSC, que contará con 25 escaños en el Congreso de los Diputados, no parece presentarse como dócil servidor de los proyectos de Zapatero, y ya ha anunciado que no aceptará el prometido nombramiento de Bono como presidente del Congreso. También tiene Zapatero la posibilidad de negociar el concurso de los seis votos del PNV, pero si así lo hiciera no le sería nada fácil conciliar tal ayuda con una actitud de rechazo al referendo anunciado por Ibarreche para el próximo mes de Octubre.
Y queda, para remate, la amenaza de la recesión económica, cuyas consecuencias, si se materializan, pueden representar un duro golpe para gobernantes y para gobernados.
En definitiva, hay motivos para pensar que al gobierno salido de las urnas del 9-M le espera, para cubrir su andadura, un camino que tal vez presente más espinas que rosas. Dificultades, pues, para Zapatero con su reelección, pero es probable que sean mayores las que encuentre el chikichiki para triunfar en Eurovisión.



13/03/2008 | Antonio Martín Sánchez-Carrasco
 
     
joroba.es | programacion web