http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Fotografías en la Puerta del Vino



El pasado 24 de Marzo un grupo de ciudadanos cortaban (seguramente no habrán pagado la tasa correspondiente) las calles de Valdepeñas para hacerse “la foto electoral” en la que todos conocemos como Puerta del Vino, un monumento que se presentó como símbolo de todos los que “habían hecho por Valdepeñas y de todos los valdepeñeros/as” y del que ahora se pretenden apropiar unos pocos. De esos pocos, ya tendrán sobrada noticia en cada una de sus casas.
Suponemos que el lugar elegido lo habrá sido como ejemplo de lo realizado durante una etapa de gobierno, de los fines, de las metas cumplidas, del cumplimiento de un programa electoral, en definitiva: de los logros de un equipo de gobierno. Pues si eso es así, es evidente, cierto y certero, que han errado la foto. Pues para ser fieles a lo hecho, este grupo de personas deberían haber elegido como lugar emblemático de lo realizado en estos últimos cuatro años: “el mamotreto”, “el campo de golf”, o “el desaparecido campo de fútbol de los llanos” .... Escenarios que han sembrado en una buena parte de los valdepeñeros la impresión –con o sin razón- de que Valdepeñas no era ajena a la corrupción urbanística que se extiende a lo largo y ancho del territorio nacional.
Hablando de escenarios urbanísticos podemos recoger las palabras de G. R. Fernández, arquitecto, profesor y miembro del Instituto Pascual Madoz de la Universidad Carlos III que nos ilustra sobre los factores necesarios para que exista corrupción urbanística: “desde la oferta, un producto (la vivienda) generador de enormes plusvalías; desde la demanda, un universo muy amplio de solicitantes perentoriamente necesitados del mismo y, en tercer lugar, un mercado lo más restringido y, a poder ser, lo más monopolístico y opaco posible”.
Pues bien, ¿podemos afirmar que los tres factores preexisten en Valdepeñas?
En lo tocante al valor del suelo, sabemos que, legalmente se fija por el máximo valor especulativo posible o la mal llamada ley de la oferta y la demanda, que para el caso vuelve a demostrarse su inconsistencia. Que una aparente pequeña disposición establezca que un campo de fútbol o para que nadie se sienta aludido, un huerto de patatas (de los que había en Valdepeñas) sea en un futuro inmediato reclasificado para la construcción de viviendas, hace que su valor legal se modifique mágicamente de acuerdo al beneficio final que se estima para el futuro en el que todo esté construido y vendido. Y si a estas circunstancias, le añadimos la figura legal que perpetúa por ejemplo, un POM, sobre que todo el suelo es urbanizable, sucede entonces que la valoración especulativa se extiende a todo el término municipal.
En lo concerniente a la demanda, el escenario social y urbanístico de Valdepeñas es claro, los datos que demuestran esta demanda se ven en el grado de construcción de estos últimos años, en que el 80% de los puntos en los plenos ordinarios del 2006 se referían a Urbanismo, en las 1.099 viviendas que se han construido tan sólo en este último año, más 600 viviendas de media durante estos últimos años y, sin embargo, los precios han subido un 150%.
Y por último, un mercado restringido, casi monopolístico y opaco. Todos sabemos quién construye y en qué grado, conocemos la falta de apoyo institucional a quienes de una manera comunal desean construirse una vivienda, la falta de procesos transparentes y de control democrático en las decisiones y en los procedimientos administrativos. Circunstancias que dibujan un mercado con pocos o poquísimos operadores que hacen y deshacen a su antojo, posibilitando la destrucción de las teóricas garantías que nos ofrecen las leyes de la competencia.
A tenor de esta exposición, que cada cual extraiga sus conclusiones y opine de acuerdo a sus capacidades, pero que nadie olvide, que la vivienda en Valdepeñas como en todo el estado español no es un derecho, es una NECESIDAD que no admite justificación ni demora. Y que nadie olvide, que esa necesidad ha sido convertida por una buena parte de quienes nos mal gobiernan en un PRIVILEGIO, algo contrario a lo que nos dice el art. 47 de la Constitución: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”
Bonito artículo que parece no estar en las Constituciones que albergan algunos ayuntamientos, entre los que si digo, se encuentra el de Valdepeñas.
Valdepeñas no puede seguir permitiéndose que una decisión administrativo-política emanada de un alcalde, concejal o gerente de urbanismo, convierta en urbanizable un rastrojo y que para más INRI, que de esas plusvalías no participen los valdepeñeros. Valdepeñas, como una buena parte del territorio español, necesita mejorar, crecer económicamente, expandir sus peculiaridades, darse a conocer… desarrollarse; pero apostando por un desarrollo sostenible que garantice nuestro futuro y el de las generaciones venideras.
Bajo ningún concepto es defendible que Valdepeñas cuente con 3.213 viviendas vacías, un 27% del total y se siga construyendo al paso que se está haciendo. Como tampoco lo es que un 40% de ciudadanos en edad y con deseos de emanciparse no lo hagan por no poder acceder a una vivienda. Como tampoco lo es, que la “arbitrariedad dirigida” decida donde se construye y qué se construye, sin contar en ningún momento con la voz de afectados, expertos, ciudadanos y las asociaciones que los representan. Aunque seguramente, voces habrá que nieguen la vergonzosa evidencia; pero ya sabemos que esto de la tenencia de vergüenza pertenece al pasado y a otros sectores de escaso roce con la política.
Mi lamento y mi denuncia no debieran cabalgar solos, les animo a que sus opiniones dejen de ser opiniones y se transformen en palabras y denuncia de una injusticia sostenida ya demasiado tiempo. ¡Ánimo!


30/03/2007 | JOSÉ LÓPEZ TOLEDO Candidato IU
 
     
joroba.es | programacion web