http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Verdad de la buena



Si nos atenemos a la procesión de apariciones en los medios de comunicación, a las divulgaciones particulares sufragadas con medios públicos y a las anunciaciones previstas hasta finales de la actual legislatura, al alcalde de Valdepeñas le falta crucificarse para que los creyentes católicos sustituyan los habituales crucifijos de Jesucristo por los de Jesús. Y así poder, de acuerdo a lo que intuyo sea su pretensión, alcanzar la plena y constante presencia en los hogares valdepeñeros. Que traducido al común de los idiomas sería: Alcalde hasta en la sopa.
El anterior párrafo pretende mediante la figuración, llamar la atención sobre lo que algunos ya consideramos digno del vómito, por la constante autodivulgación de Jesús Martín.
No parece ser suficiente para el alcalde, una aparición mensual en el Semanario CANFALI en la que nos “ilustra” con su fácil prosa e inexistente espanto. No le parece ser suficiente, un programa propio en televisión con la unicidad por bandera. No le parecen ser suficientes las largas exposiciones en los Plenos del ayuntamiento que en ocasiones no se ajustan a norma y en las que encontramos más lucimiento que explicación. No le parece ser suficiente la publicación de la revista “Artículo 9”, un excelente medio para la divulgación que se transforma en manos del alcalde en grosera propaganda. No le parece suficiente la publicación de Bandos en los que informar a los ciudadanos sobre asuntos importantes de la ciudad, que en ocasiones ha utilizado de forma poco ortodoxa, siendo a la vez divergente la información expuesta con su verbo. No le parece suficiente la felicitación en los cumpleaños que reciben la mayoría de los valdepeñeros, como si de unos grandes almacenes se tratara. No, no parece ser suficiente. Y no contento con ello, a todos los hogares de Valdepeñas- muchos vacíos- les ha llegado o les llegará el discurso completo que el señor alcalde pronunció en el pasado Pleno Extraordinario. No creo necesario apuntar que de haberse producido otro discurso, este no hubiera sido publicado.
Esta criticable práctica ya venía siendo habitual en los discursos sobre el estado de la región del anterior presidente autonómico y ex-ministro de defensa, Sr. Bono. ¿Puede alguien imaginar que el presidente de la nación o el mismo rey se hicieran publicar sus discursos y repartirlos a todos los españoles? ¿Qué pensaríamos? Pues exactamente lo mismo que algunos de nosotros ya pensamos, que sería una vergüenza, desde el punto de vista del respeto a los demás; un gasto indecente, pues éste se produce con cargo a los bolsillos de los valdepeñeros; una inmoralidad, pues seguramente en Valdepeñas viven personas que necesitarían ver cubiertas necesidades mínimas que están aún pendientes de solución y un acto oportunista impropio de quien dice erigirse en representación de los valdepeñeros y sus intereses.
Los extremos, todos ellos, se tocan, pero existe una frontera. Una frontera que el actual de Valdepeñas parece obviar o lo que sería peor, no conocer. Es, desde el punto de vista democrático, impresentable la publicación de semejantes panfletos propagandísticos con tal alto índice de fábula en su interior.
Y para finalizar, quiero resaltar una frase que figura en el mencionado panfleto que es digna de análisis y nos ilustra sobre el olvido que se alberga en la mente de quien la cita: “…los políticos, tan aficionados a deslizarnos por el filo de la verdad, cuando la verdad decimos…” Como verán, algunos políticos aceptan de buen grado, como es el caso del Sr. Alcalde, que la verdad no se exprese sin correcciones ni aditamentos. Y es que, de tanto navegar por el filo de las cosas, este alcalde ya no percibe desde hace años, que navega por el otro lado del filo, en el que enfrente, podemos encontramos con la verdad, con esa que los niños nombran como: La verdad, verdad de la buena.
Feliz Navidad a todos y no se olviden intentar ser felices.



21/12/2006 | José López Toledo
 
     
joroba.es | programacion web