http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
VALDEPEÑAS EN 1931, NAVIDADES REPUBLICANAS



La tarde del 14 de abril de 1931 una multitud de valdepeñeros acompañados por las comisiones de los partidos locales, republicano, socialista y de la Casa del Pueblo, se dirigieron al ayuntamiento lanzando vítores a la república y portando la bandera tricolor. Desde el balcón de la alcaldía, una vez izada la bandera, los líderes republicanos saludaron a los simpatizantes y anunciaron al pueblo el nuevo régimen.
De esta manera quedaba proclamada la Segunda República en Valdepeñas: en la plaza, los ecos de La Marsellesa y el entusiasmo popular por la marcha del dictador, Primo de Rivera, un año antes y el fin de un largo periodo de limitación de derechos y esperanzas frustradas; en el ayuntamiento, la corporación saliente, con don Manuel Ballenato (derechista liberal) al frente, y los nuevos dirigentes, don Antonio Ruiz García (socialista), don Ángel Grande Ramos (republicano liberal), Carlos Caminero Trujillo, entre otros, esperaban el traspaso de poder.
La noche continuó con serenatas y visitas a la Casa del Pueblo ubicada en la calle de la Reforma. A la mañana siguiente, todas las fuerzas vivas del pueblo encabezaron una manifestación para festejar el nuevo orden político. Partió la marcha de la calle de la Reforma y se dirigió hacia la calle Ancha, donde, se guardó un minuto de silencio delante de la casa natal del brigadier Chaleco, sin lugar a dudas, en homenaje a la defensa de la libertad; ya en el ayuntamiento, se lanzó el grito de “¡Viva la república!”. Por la noche tomaba posesión el nuevo gobierno municipal republicano-socialista: Antonio Ruiz García, alcalde, Carlos Caminero, Francisco Barchino, Aurelio Abad, Pedro Bernardo y Tomás Abad, tenientes de alcalde.
Las primeras navidades republicanas en Valdepeñas estuvieron determinadas por el espíritu cultural y el malestar social; dos hechos estos, que a la larga, serían significativos del nuevo periodo.
En 1931 la asociación cultural Balbuena organizó varias veladas artísticas, que contaban con la colaboración de los más importantes literatos locales, en la sala Kris: el 19 de diciembre se celebró la XI velada, en la que Cecilio Muñoz Fillol dio lectura a una comedia de hechicerías en cuatro actos y en prosa: La mariposa negra o la bruja de don Juan, obra escrita exclusivamente para la asociación cultural Balbuena. Juan Alcaide leyó varios poemas inéditos y Antonio Merlo algunos cuentos. Cinco días después, en nochebuena, se celebró la XII velada: se representó la obra de Cecilio Muñoz Fillol, La mariposa negra, comedia de cuatro actos; Juan Alcaide, que pasaba las vacaciones escolares en Valdepeñas, procedente de Orense, dio lectura a unos romances que formarían parte de un libro que presentaría en fechas más avanzadas. Destacaron los poemas: Bastión y Taberna, Paz, Ayer, entre otros. Antonio Merlo leyó tres cuentos: La visita del tabernero, La venganza y Rosa María. El escenario estuvo decorado, según el Eco de Valdepeñas, medio muy vinculado a las veladas culturales de la sala Kris: "con reminiscencias azorianas, que simbolizaban (...) nuestra llanura”.
Paralelamente a estas fiestas literarias, la asociación Balbuena ensayaba Lo que se lleva el camino, primera obra de teatro de Juan Alcaide, que se estrenó el 4 de enero de 1932 en el cine Ideal.



El estreno fue todo un éxito para el autor. El reparto, formado por actores locales aficionados, lo componían: Luz María: Pepita Díaz Mayordomo; Anunciación: Carmen Gonzalvo; Poseída: Agustina Velasco. Clemencia: Luisa Sanz; doña Rosa: Isabel Velasco; doña Rita: Mercedes Muñoz; Jorge Juan: Emilio Huertas. Valentín: Jesús Delgado; don Gabriel: Antonio Velasco; Joselín: Antoñito Martín-Peñasco. La escenografía con boceto de José Sánchez Solance y ejecución de Eduardo Baeza. El director artístico fue Antonio Merlo Delgado. Tras la representación teatral, Eugenio y Luisa Sanz recitaron los romances: Los de Aragón y El canto a la espada del huésped del sevillano, entre otros. El sexteto del maestro Luis Ibáñez puso la música.
Sin embargo, más allá de las veladas artísticas del cine Ideal y la sala Kris, la realidad social de Valdepeñas era otra: el malestar social: en las navidades de 1931, seiscientos obreros se encontraban registrados en la Bolsa de Trabajo del Ayuntamiento esperando la llamada de algún patrono o que se les empleara en los tajos públicos abiertos. Ante tal situación, la corporación municipal socialista tuvo que tomar medidas para atajar el elevado paro que se extendía entre los trabajadores agrícolas y albañiles de la localidad.
La falta de empleo era mayor en invierno, estación en la que las faenas agrícolas disminuían. No obstante, el problema ya se planteó en verano, durante la siega. La escasa recolección de cereales obligó al alcalde, Antonio Ruiz, a reunir conjuntamente a la patronal local y a representantes de los obreros, para hallar una medida con la que mitigar el escaso trabajo. Se pidió que no se despidiese ningún obrero de los que aún estaban trabajando. Juan Amunátegui, presidente del Círculo de Labradores de Valdepeñas, pidió a cambio, y al gremio de gañanes -que solicitaba un aumento de salario-: retirase la demanda debido a la mala situación económica de la ciudad.
La llegada de la vendimia no mejoró la situación: la recolección en Valdepeñas fue dos quintos menos de la cosecha del año 1930. Ello se tradujo en una disminución de los jornales y en el aumento de demandas salariares. La situación vitivinícola se debatió en noviembre, en una gran asamblea que trató sobre la última cosecha, el mercado del vino y el tratado con Francia de 24 de octubre de 1931. La convocatoria la realizó, Juan Amunátegui, y acudieron a Valdepeñas varios diputados de Madrid. Presidió el acto el diputado García Berlanga, el gobernador Doporto y el diputado socialista por Ciudad Real, Antonio Cabrera. También Emilio Cornejo, presidente del Círculo Mercantil de Valdepeñas.
Paralelamente el Ayuntamiento, con fondos públicos y subvenciones estatales, puso en marcha numerosas obras públicas para ocupar a los parados: alineación de la calle Balbuena, construcción del alcantarillado, saneamiento del mercado municipal..., pero las obras iniciadas aquellas navidades, o que eran continuación de otras comenzadas en verano, no alcanzaban a ocupar a todos los desempleados: el 22 de diciembre de 1931 un concejal del Ayuntamiento, denunció en el pleno municipal, tratos de favor a aquellos trabajadores vinculados a la Casa del Pueblo y por tanto al partido socialista, frente a otros que continuaban parados y no estaba vinculados a la UGT.
Aquella primera navidad republicana, como en años anteriores y posteriores, estuvo marcada por la falta de trabajo y de subsistencias en muchos hogares valdepeñeros. Esta situación fue criticada a través de villancicos populares que se cantaban en la calle:

Esta noche es nochebuena
y mañana Navidad
¡cuántos estarán bien llenos
y otros no tendrán ni pan!
...




Ande, ande, ande
La marimorena
Ande, ande, ande
¡Esto sí es pena!

....
Esta noche nace un dios
Debemos manifestarle
que el obrero de este pueblo
se está muriendo de hambre

...

En la puerta de la iglesia
he visto un hombre pidiendo
¡Al pedir limosa
un rico salió huyendo!

Esta última coplilla reflejaba otra realidad que en Navidad se volvía insoportable para los sectores más pudientes de la población: en diciembre de 1930,
El Eco de Valdepeñas reconocía que eran constantes las invasiones de mendigos que sufría Valdepeñas por las Pascuas: “(...) enseñando sus lacras por las principales calles (...)”. “¿No se les podía socorrer con los fondos de mendicidad e impedir el bochornoso espectáculo?”, se preguntaba el articulista. Especialmente problemática era la puerta de la Umbría, donde los mendigos: “Apenas dejaban paso a los fieles.”.



09/12/2006 | Carlos Chaparro Contreras (Historiador)
 
     
joroba.es | programacion web