http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Opinión
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
El recluso más solo



“Fue incapaz de decirle que la soledad es no poder compartir con nadie los recuerdos. Con nadie. Y se les coló a los dos un desierto hasta el fondo”, escribió Dulce Chacón en su libro Blanca vuela mañana, 1997. En principio, cinco años y diez meses debe cumplir Iñaki Urdangarín en cumplimiento de su sentencia de condena. Podría haber aprovechado el penado Ignacio Urdangarín para vivir una estimulante experiencia de espeleología social. Así habría averiguado que casi todos los condenados por estafa suelen ser personas encantadoras, suaves, tranquilas y aparentemente inofensivas. Habría visto cómo la mentira es como el tenedor que se debe usar para comer y, en consecuencia, para sobrevivir. Ikañi se perderá ver cómo los internos se desviven por saber, conocer, oler, comer y ver algo que les recuerde al mundo. Hablar con un consumidor de droga es como presenciar en directo Crimen y Castigo (1866, Fiodor Dostoievski) donde el mismo Raskolnikov deambula cargando su culpa por la galería. Y, quienes ejercen violencia, intimidación o han causado lesiones, tienen la ausencia de límites en la firmeza de su mirada. Todo eso no lo verá Iñaki Urdangarín porque, al parecer, ha elegido la prisión de Brieva en Ávila para cumplir su condena. Iñaki estará solo dentro de la soledad, la soledad al cuadrado, la soledad ahondada, la soledad trepanadora, la soledad desquerida. Se alegan motivos de seguridad del recluso Urdangarín para tener que cumplir la condena privativa de libertad en un módulo de hombres dentro de una cárcel de mujeres. Aquellos motivos de seguridad que provocaron que Luis Roldán también tuviera que cumplir la condena en el mismo lugar. Pero, ¿a quién pertenece efectivamente la seguridad que se pretende proteger en ambos casos? No parece que la seguridad de Iñaki Urdangarín sea objeto de especial contemplación por la casa de la que salió. Más bien parece que es la seguridad de aquella casa real la que se protege. Se alega que el recluso Urdangarín disfruta de un privilegio al estar solo, disfrutando de unas dependencias en las que solamente estará acompañado del funcionario de prisiones correspondiente y tan solo en el cumplimiento de sus funciones. Sin embargo, la soledad dentro del aislamiento no es un privilegio sino un castigo añadido. Una medida preventiva por si Iñaki, pasados los largos meses, entabla relaciones cordiales con algunos reclusos y habla de su extraña familia. Si ha elegido el propio Urdangarín este Centro Penitenciario, no sabe bien el valor de la simple compañía, aunque sea desconfiando hasta de la sombra que produce la sombra. “Si alguien está aislado, está muerto; está paralizado dentro de la fortaleza de sus propias ideas”, dijo Bruce lee, quien también fue filósofo. A Iñaki Urdangarín se le congelarán las imágenes el día de su entrada en prisión y el mundo seguirá avanzando sin él. Y en ese caso, necesitará la compañía de otro hombre solo.

Abogada
elveladordeaurora.blogspot.com.es


18/06/2018 | Aurora Gómez Campos
 
     
joroba.es | programacion web