http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Cultura
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
IV Encuentro “Personas Libro, Educación y Biblioteca”: la palabra vinculada en Castellar de Santiago



Ha constituido un imponderable acierto la iniciativa de que el Proyecto Fahrenheit 451 se celebre en Castellar de Santiago durante el IV Encuentro de Personas Libro. Es Castellar de Santiago localidad con sobrados méritos en el ámbito educativo (ejemplo de ello es el proyecto sobre Comunidades de Aprendizaje que desarrolla el CEIP San Juan de Ávila, reconocido por su competencia dentro y fuera de la región) y literario, para ser, como ha sido a lo largo del sábado 25 de mayo, la capital de la lectura y de la palabra entregada en la provincia.
En el tríptico editado por la Diputación Provincial, que nos va a servir de eje para la elaboración de esta reseña, leemos: “En Fahrenheit 451, Ray Bradbury se imaginó un mundo que no escapa del todo a nuestra realidad. La novela, cuyo título se refiere a la temperatura a la cual el papel entra en ignición, describe un hipotético futuro en el que los libros están prohibidos y los bomberos se dedican a quemarlos. Sin embargo hay una minoría que se resiste y lo hacen aprendiéndose cada una de ellas un libro. Es así que muchas personas se van uniendo a la causa llegando a ser una ‘inmensa minoría que clama en el desierto’, verdaderas bibliotecas itinerantes.
El Proyecto Fahrenheit 451 (las personas libro) nació en 2003 a partir de una lenta investigación de años en el Teatro Estudio Tuzla y en la Escuela de Lectura de Madrid. Se inspira en este libro de Bradbury, del que Truffaut hizo una película, y se ha convertido esencialmente en un movimiento ciudadano de personas que narran sus textos en cualquier lugar donde haya alguien dispuesto a escuchar. Es un gesto de enorme fuerza simbólica que reivindica el libro y la lectura. Poco a poco ha ido ganando adeptos en diversas partes del mundo.
Para ser persona libro hay dos ‘condiciones’. La primera es elegir y aprenderse un fragmento de libro que nos conmueva o inquiete, un texto verdaderamente deseado. La segunda exigencia es que no lo soltemos como papagayos, sino que utilicemos la palabra vinculada para entregar ese texto a quienes nos escuchan. Sin colonizar la palabra ni con ella a nadie. Hablando ‘a lo llano, a lo liso, a lo no intrincado’, como nos recomendaba don Quijote.
El Proyecto LA PALABRA VINCULADA es una propuesta de dinamización, que tiene entre sus objetivos principales el fomento de la lectura en los Centros Escolares y la inclusión de la expresión oral en todos los ámbitos sociales”.
La respuesta del pueblo de Castellar, sensible siempre a los quehaceres bien cuajados, ha desbordado las previsiones y la ilusión ante el cuarto encuentro de personas-libro emprendido en nuestra provincia, en el que han participado grupos de todas las edades y ámbitos sociales, desde alumnos de Educación Infantil hasta personas mayores que, siguiéndose unos a otros por los mil y un atajos que esconde una palabra, buscando belleza, inteligencia y sensibilidad en obras de autores de procedencias muy diferentes como la mejor manera de acercarnos al otro, al diferente, evocaron sus textos memorizados en narraciones continuadas por las calles y plazas del pueblo.
A la hora de hacer una valoración de este día he de confesar, con exquisito deleite, que el 25 de mayo de 2013 ha supuesto para el Campo de Montiel un acontecimiento de envergadura. Que la palabra escrita no quede enjaulada en los libros y que llegue a su destino necesario, es conseguirle alborozada y esplendorosa comunión verdadera. De ahí que -por arte y parte de Antonio Rodríguez Menéndez, ánima mater de esta bendita ilusión, con la colaboración entusiasta de Antonio Rubio y de Petri Cavadas, maestra del Colegio Público San Juan de Ávila, coordinadora modélica del evento; la participación generosa y siempre ejemplar del AMPA, respaldados en todo momento por la bienquerente y hermosa sencillez de quien dirige la Casa Municipal: Mª Carmen Ballesteros Vélez- haya habido, junto al pueblo, en el pueblo y para el pueblo, la posibilidad de que la palabra entregada se convierta en experiencia viva, en solidaridad entrañable, en fiesta para el crecimiento de lo humano esencial, es asunto que reclama la bendición y la alabanza. Sin el esfuerzo y el desvelo de estas personas el encuentro no habría tenido la resonancia y el fruto obtenidos. Se precisa, una vez y otra, que la palabra acuda a los rincones más últimos de la geografía provincial, como ha sido ahora el caso de Castellar de Santiago; porque la característica de este encuentro ha, sobre todo, consistido en no tener puertas cerradas, en ser un auténtico encuentro, un modo sencillo de ponerse en contacto la gente sencilla y llana con los creadores, y viceversa, una relación cordial. Otras jornadas son de estudio entre estudiosos; ésta por el contrario se ha definido por la verificación bienhadada de que pueblo y literatura se emparentan, provienen del mismo latido existencial. Me interesa subrayar este aspecto. Todos los participantes: Centros de Educación Primaria (Virgen del Salido. Carrizosa, Federico Romero. La Solana, Santiago Apóstol. Almuradiel, San Juan de Ávila. Castellar de Santiago, Maestro Juan Alcaide. Valdepeñas, San Juan Bosco. San Carlos del Valle, Virgen Espino. Membrilla, El Oasis. Llanos, y Tierno Galván. Manzanares); IES P. A. Sotomayor de Manzanares; y las Bibliotecas y Universidades Populares de Castellar, Carrizosa y Valdepeñas, vivieron en clima de ofertorio en Castellar de Santiago, y Castellar de Santiago les atendió y les entendió; transvasaron juntos el verbo declamado con fervor y la capacidad de escucha del pueblo, que es, justamente, quien precisa de la palabra con alas y con halo.
En resumidas cuentas, pediría a quien corresponda que iniciativas como ésta sean tenidas muy en cuenta, pues garantizan la bonhomía y el talante de personas que hartamente demuestran su saber y sus inquietudes a favor de la palabra escrita. Siempre la palabra.


07/06/2013 | José María Lozano Cabezuelo
 
     
 
auxi 074.jpg
 
joroba.es | programacion web