http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Cultura
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
Antonio López Gutiérrez, profesor, pintor y dibujante
Su actividad en Valdepeñas dejó huella. A escala mundial es reconocido por sus dibujos


Nos situamos en la década de los años cincuenta, en plena posguerra y bajo una dictadura que dirige el país. Valdepeñas al igual que muchas ciudades de España por no decir todas, intentaba sobreponerse de los sinsabores, amarguras y pobreza que había dejado la contienda española. Las calles de la ciudad huelen a mosto, alcohol y licores. Abundan las bodegas y alcoholeras. Las altas chimeneas se erigen esbeltas hacia el firmamento, que como gigantes se hacen ver, destacando en el paisaje encalado de la ciudad. Y es que gran parte de la población, vive del sector vinícola y del aguardiente. Pero también cuenta con una respetable ganadería que nutre a varios fabricantes de queso y una industria aún moderada con un crecimiento bastante considerable, donde se puede ver fábricas de aserrar maderas, fundición de metales, de somieres, materiales de construcción, muebles, jabón, curtidos, panificadoras, fábrica de piensos, embutidos, etc. La ciudad cuenta en estos momentos con una población muy cercana a las 27.000 personas.
Un complemento que define a los habitantes de una ciudad, es su interés por la educación, el arte y la cultura. En el año 1953 estas tres especialidades estaban bien definidas en Valdepeñas, incluso había tomado la delantera. En educación la ciudad disponía de un Instituto Nacional de Enseñanza Media, una Escuela de Maestría Industrial, varios colegios privados y otros de Primera Enseñanza de carácter público. En el terreno artístico es pionera de una Exposición Manchega de Artes Plásticas con 14 años de antigüedad. En el apartado musical dispone de una Banda Municipal y una Rondalla de Educación y Descanso. Completan el espacio cultural biblioteca, varios teatros, cines y casinos, emisora de radio y prensa local. En cuanto a folklore, grupos regionales, las Fiestas de la Vendimia a partir de 1955, a la que posteriormente se le añadirá la Poesía, y un largo etc.
Los centros de educación primero y la actividad artística después, desbordarán al profesor Antonio López Gutiérrez, que aportando su granito de arena colaborará a través de sus conocimientos académicos y artísticos a transmitir y a formar nuevos valores. Dada su extensa biografía artística, veamos en principio su vida y su evolución.

TRAYECTORIA LABORAL Y ARTÍSTICA

Antonio López González nace en el año 1923 en la ciudad de Andujar (Jaén). Hijo de un agricultor modesto, comerciante e industrial después. Realiza sus estudios elementales, pero su temprano interés y dominio exhaustivo por el dibujo, hace que no haya oposición por parte de sus padres para que pueda dedicarse al arte de Apeles. Esta afición del muchacho, también tiene repercusión en el Ayuntamiento de Andujar y la Diputación de Jaén, que deciden ayudarle económicamente para que pueda realizar sus estudios de Bellas Artes, mediante una pensión. De esta forma en 1945 a los 22 años de edad se dispone a estudiar Bellas Artes en la Academia de San Fernando en su antigua ubicación de la calle de Alcalá de Madrid, bajo la dirección de Eduardo Chicharro. Allí tendrá relación con sus condiscípulos Manuel López Villaseñor, Joaquín García Donaire, Ricardo Macarrón, Félix Revello de Toro o Eugenio Hermoso, artistas que posteriormente han triunfado en el mundo artístico. La formación del jienense llega a ser amplia, realizando la Carrera de Piano.
Corría septiembre de 1953 y Antonio López Gutiérrez, tras su licenciatura, comienza la docencia como profesor de Dibujo Interino en el Instituto Nacional de Enseñanza Media “Bernardo de Balbuena” de Valdepeñas, en su primera ubicación de la calle del Buensuceso. Durante su estancia en el centro, dirige los designios de éste en primer lugar Antonio Manzanares y posteriormente Rafael Llamazares. Dicha docencia la compagina como Profesor adjunto de Dibujo Técnico en la Escuela de Maestría Industrial en su antigua sede de la calle Castellanos, de esta misma ciudad y bajo la dirección de Antonio Pereira primero y Juan Manuel Ruiz Rodero, después. La actividad de Antonio López en la Ciudad del Vino no encuentra precedentes, dedicándose intensamente a impartir clases de dibujo y Pintura en el Frente de Juventudes en el edificio de la antigua Falange y colabora con Radio Juventud de Valdepeñas con Matías Sánchez Carrasco-Calabría. Pero es más, durante su estancia en la Capital del Vino que se alarga desde 1953 hasta 1965, su actividad artística se desborda, exponiendo en la XXI Exposición Manchega de Artes Plásticas de 1960, con dos obras al óleo, e inaugurando una exposición individual y antológica en el Casino de la Confianza con 108 obras, con todas sus etapas hasta ese momento, entre bodegones, paisajes, composiciones y sobre todo retratos. Incluso después de marcharse de la ciudad, se le reclama como jurado en el Certamen VII Premio Valdepeñas XXVIII y Exposición Manchega de Artes Plásticas de 1967 y en otras exposiciones.
Asimismo su obra artística inunda la ciudad con sus dibujos y pinturas. Una de sus pinturas al óleo se encuentra en el Instituto Bernardo de Balbuena. Es un paisaje urbano de la Cuesta del Palacio, realizado con pincelada suelta y contundente. También el lugar donde reside, una casa solariega manchega enclavada en la calle Empedrada, se encuentra repleta de obras de todo tipo.
Posteriormente aprueba las oposiciones y sigue impartiendo clases como ex encargado de la Cátedra de Dibujo en dicho Instituto.
En 1965 se traslada a Madrid para ejercer como Profesor Agregado Numerario en el Instituto de Enseñanza Media Calderón de la Barca, en la calle Santa Brígida. Aunque aprobó sus oposiciones a Cátedra, y su destino debía de ser Puertollano, optó a quedarse en Madrid. Su actividad en la Capital de España se desborda, porque Antonio sobre todo es un gran pedagogo, que alterna su profesorado con las Escuelas de Artes y Oficios Artísticos de Moratalaz y Toledo. Durante su estancia en la Capital del Reino, probó un año de trabajo en Ciudad Real, ya que su esposa tenía familia en esta ciudad y era originaria de Almagro, pero según sus afirmaciones la oferta que le presentaba Madrid no era la misma, por ello al año siguiente decidió trasladarse otra vez a aquella ciudad.
En 1988 le llegó su jubilación y a partir de aquí se dedica íntegramente al dibujo y la pintura. Unos años más tarde 1993 optó por residir en la Capital de la Mancha por simpatía hacía esta zona, por vínculos familiares y por su larga estancia en ella, desde que comenzara en 1953 en Valdepeñas.

ARTISTA POR LOS CUATRO COSTADOS

Tiene entre otras condecoraciones la Segunda Medalla del Instituto de la Juventud. Ha expuesto en numerosas salas de arte por toda España. En Madrid lo ha realizado en Torres Vegué, Club Urbi, el Círculo de Bellas Artes y en la Galería de Arte Puerta de Alcalá. También en la Ciudad Condal. En la provincia de Ciudad Real: según orden de fechas en el Aula de Cultura de Puertollano, Casino de la Confianza de Valdepeñas, Biblioteca Municipal de Manzanares y Almagro. En la Capital: Casa de Cultura, Sala Picasso, Escuela de Comercio, Sala del Excmo. Ayuntamiento, etc. En la provincia de Jaén en Andujar y Bailén. También en Ceuta y Algeciras entre otras muchas ciudades.
Ha realizado miles de retratos de personas en nuestro país y fuera de nuestras fronteras, entre ellos a toda la familia real, de la vida política, clerical, literaria, del cine y del teatro, de la farándula, de los toros y un largo etc. Excelente y magistral dibujante de retratos que son ejecutados con una exactitud y rapidez fuera de lo común sus dibujos son rápidos y certeros, realizados sobre todo con carboncillos, lapiceros de todos los colores, plumillas, etc. Su paso por la Academia le aportó un magisterio en el dibujo que le dejó marcado. Como pintor su obra esta inmersa en el realismo, pero un realismo impresionista, de una gran personalidad, de gamas más armónicas unas veces, otras cálidas, pincelada suelta y contundente, porque el interés del artista según sus afirmaciones “es pintar el aire”. Así mismo su conocimiento de la música le ha servido para componer con ritmo y acordancia.
Como copista ha realizado obras de Velázquez y Murillo, entre otras muchas. La de Murillo la realizó in situ como otros tantos copistas en el mismísimo Museo del Prado.
Esperamos que próximamente la provincia tenga un museo particular que contenga gran parte de la obra de este genial artista y ante todo profesor, que ha dedicado gran parte de su vida a enseñar y transmitir las enseñanzas artísticas, sin importarle otras aspiraciones como alcanzar la fama artística.


15/02/2007 | Enrique Pedrero
 
     
joroba.es | programacion web