http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Valdepeñas
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
El cooperativismo, autoempleo colectivo y claves para el éxito empresarial
Justo Pliego, abogado, asesor de empresas y cooperativas


Con la práctica extinción del empleo público y la falta de oportunidades en el trabajo por cuenta ajena en el sector privado, el autoempleo emerge casi como la única opción cierta de regresar al mercado laboral, accediendo a la vez al mundo de la empresa. En el ámbito del autoempleo, las distintas formas de economía social encarnan la alternativa a la figura del autónomo; y dentro de éstas, el cooperativismo representa el 70 por ciento del autoempleo colectivo en nuestro país. Es pues, uno de los yacimientos de trabajo a los que hoy merece la mena atender, tanto desde la iniciativa privada como por los poderes públicos, entre las soluciones a la actual deriva socioeconómica.


En Valdepeñas reside la sede de la Unión de Cooperativas de Trabajo Asociado de Castilla La Mancha, UCTACAM, cuyo gerente, el abogado Justo Pliego, forma parte además del gabinete Pliego & Toledano, de asesoramiento a emprendedores, especializado en cooperativas y empresas.
Pliego acredita una amplia experiencia en compañías multinacionales (ha sido durante siete años, jefe de tiendas en la cadena Carrefour) y en el asesoramiento a PYMES. En ambos extremos, conoce los detalles y problemas más frecuentes en la organización empresarial. Es profesor homologado de la Escuela de Organización Industrial y fue ponente de la actual Ley de Cooperativas, modelo de empresa al que se han acogido en las últimas décadas, numerosos negocios en sectores como la construcción, fabricantes de muebles, empresas de limpieza y de confección. En Valdepeñas apostaron por el trabajo cooperativo, entidades tan dispares como la empresa de limpieza Cencibel, la firma de automoción MECOVAL o el colegio concertado Virgen de la Cabeza.

CONCIENCIA DE EMPRESA

Dentro del cooperativismo que ha proliferado, sobre todo en nuestra región, dentro del sector agrario, la principal carencia a juicio de este especialista, es precisamente la falta de formación de quienes lo integran; “falta conciencia de empresa”, subraya Pliego. En otras comunidades más aventajadas en el fenómeno cooperativo no existe el falso mito que aquí identifica economía social, con economía solidaria, ajena a un código de derechos y obligaciones. “Y ello pese a que el concepto de responsabilidad social corporativa arraigó en el cooperativismo hace 150 años”, señala el abogado.
En Castilla La Mancha, las cooperativas como el resto de empresas, tienden a la atomización, a resistirse a salir del territorio y a competir a toda costa con quien vende los mismos servicios o bienes, en lugar de buscar una cooperación que proporcione el beneficio mutuo. De ahí que adolezcan de la fortaleza que otorga, en otras latitudes, las distintas fórmulas de intercooperación y de sinergias, compartiendo medios de producción y uniendo ofertas para mejorar la competitividad y la comercialización. Este diagnóstico se aprecia más claramente –explica Justo Pliego- si se analiza el escalón previo a la cooperativa: el autónomo.

MIEDO AL RIESGO

Es a menudo la falta de un carácter emprendedor, la que alimenta las cifras del paro, en opinión de este “valdepeñero militante”, como se autodefine Justo Pliego. Y esa ausencia de la cultura de riesgo, en aras de un beneficio legítimo, ha venido provocada por esa otra mentalidad que ha situado el empleo público, como el mejor de los destinos laborales posibles. La actividad de las Administraciones genera riqueza, pero desincentiva la iniciativa privada, dice Pliego. Empresas públicas en el sector agroforestal, como la estatal TRAGSA han dado empleo a miles de operarios, al tiempo que han competido desde una posición de dominio, con las cooperativas fundadas en ese mismo sector. “Los emprendedores y la sociedad civil deben empezar a tomar decisiones y a no depender de las administraciones públicas”. Justo Pliego se manifiesta en tal sentido, después de observar que el 48 por ciento del Producto Interior Bruto de Castilla La Mancha lo genera el sector público. Un fenómeno alentado por la dispersión geográfica y demográfica de esta región, donde sin embargo, el ámbito de la acción social ofrece un importante nicho de empleo, de gran tradición cooperativa. En suma y a juicio de este asesor, la sociedad castellano-manchega tiene a su favor su vocación ahorradora, pero ha de superar el miedo al riesgo de emprender.
Hecha esta importante precisión, Justo Pliego aborda otra importante brecha para la buena marcha empresarial y es su gestión más allá del área profesional a la que se dedique. “Ser un buen profesional no te convierte en gestor de tu trabajo”. Es ahí donde especialmente en las empresas cooperativas, Pliego encuentra una gran laguna, que sólo se ataja con la formación o externalizando el aspecto puramente de gestión y organización. La complejidad de la figura cooperativa como opción de empresa, no reside en la propia figura, sino en que muchos de cuantos apuestan por ella, lo hacen con un planteamiento erróneo. Aquí las decisiones no dependen de quien tenga una mayoría de acciones, porque el voto de cada cooperativista cuenta lo mismo en la toma de decisiones, lo que desde un criterio claramente empresarial acarrea no pocos inconvenientes. Ceder a los personalismos, no acertar a diferenciar entre propiedad y gestión o anteponer intereses personales a los colectivos suelen ser algunos de los vicios y pecados que lastran el despegue de un modelo de empresa, al que hoy se acogen 4 de cada 10 sociedades en la Unión Europea.

CRISIS, PUNTO Y APARTE

Y otro importante frente para el asesoramiento a empresas tiene que ver con el aprovisionamiento; una parcela que suele descuidarse, dejando que las ventas ocupen su lugar dentro de la actividad comercial. “Aunque tu cliente quiere de ti un servicio integral y que le soluciones los problemas, el 80 por ciento de cada negocio radica en cómo compras y no en cómo vendes”.
El decálogo de decisiones insoslayables para un emprendedor tiene que ver con su compañero de proyecto. “El 80 por ciento del éxito de un negocio estriba en esa elección, porque cuando vengan mal dadas, será con quien tengas que defenderte”, explica.
Una clave más en la puesta en marcha de una idea empresarial supone fijarse como horizonte de rentabilidad, un plazo de cinco años, tras el cual, si los beneficios siguen sin llegar, lo adecuado es desistir.
Justo Pliego aporta una perspectiva al actual estado de crisis, cada vez más compartida por más analistas: “Esta crisis no es un punto y seguido, sino un punto y aparte. Nada volverá a ser como antes”. De ahí que lo más recomendable, para las nuevas generaciones de jóvenes trabajadores y profesionales, es que contemplen y se preparen para una trayectoria vital, con no menos de cinco ocupaciones sucesivas, a poder ser, en diferentes sectores.


30/01/2013 | Julián Gómez
 
     
 
ENTREVISTA JUSTO PLIEGO.jpg
 
joroba.es | programacion web