http://www.corcovo.com/
    jaraiz.net  |  Noticias  |  Valdepeñas
 
 
  Portada  
  Noticias  
      Valdepeñas  
      Manzanares  
      Comarca  
      Cultura  
      Deportes  
      Opinión  
      El Comentario  
      Provincia/Región  
  El comentario  
  Emprendedores  
  Encuestas  
  Enlaces  
  Contacto  
  Crónicas Plenarias  
 
En el último tramo
Artículo del portavoz municipal del PP, a un año del término de la legislatura


En el último tramo de la Legislatura municipal el Grupo Popular seguirá haciendo una crítica constructiva a favor del bienestar y el desarrollo de Valdepeñas. Sólo nos ha importado en estos tres años y pico Valdepeñas, y sólo con una crítica constructiva desde la oposición se puede colaborar indirectamente en el gobierno de la Ciudad. Tanto las 18 mociones nuestras que llegaron al Pleno, como otras tantas que no entraron, así como todos nuestros ruegos y preguntas han obedecido a esa regla, la de la crítica constructiva. No es verdad – verdad moral – que la Oposición no tenga el mismo deber de responsabilidad política que el Gobierno, en cuanto que éste al fin de cuentas es el que ejecuta la política en la realidad tangible. La Democracia liberal exige el mismo celo de las dos partes en la acción política. De lo contrario la Oposición perdería desde su irresponsabilidad toda credibilidad para ser un día el gobierno de la Ciudad, que es a lo que aspira el Partido Popular. Una oposición estridente y faltona siempre genera opacidad y falta de transparencia en el Gobierno. Sólo la crítica franca puede convertirla en una fuente de inspiración para el propio Gobierno y el bien de Valdepeñas, pues siempre piensan mejor 21 cabezas que 11.
Los liberales siempre nos negaremos a imponernos a nosotros mismos un juicio sectario ante los adversarios políticos, sin más base que la ideológica. Estamos seguros de que todos amamos Valdepeñas, y sólo en el enfoque de ese amor nos diferenciamos. Y esto no significa caer en un “oblomovismo” que nos impida el ejercicio continuo y esforzado de una crítica perenne y la exposición implícita de que Valdepeñas necesita ya otra alternativa, que no puede ser otra que la del Partido Popular. Ser educado y cortés – obligación mínima de todo político, principal protagonista de toda demopedia democrática – no supone “no dar caña” al respetado adversario político. La caña está en los contenidos críticos de la oposición. Toda la vida civil de Valdepeñas gime aplastada por el peso de los impuestos y las tasas municipales, que no permiten el crecimiento del empleo. Es verdad cuando dice el Alcalde que la falta del desarrollo empresarial se debe al insuficiente y manco apoyo bancario, pero esta manquedad se extiende a todo el territorio nacional, y no en todas partes las ciudades sufren la pasividad empresarial de Valdepeñas. Luego hay también otros factores que pueden coadyuvar o detener al desarrollo económico, como las infraestructuras, las comunicaciones y, naturalmente, las tasas municipales, que si son onerosas y gravosas espantan a los capitanes de empresa.
Desgraciadamente la modernización de Valdepeñas no siempre ha estado acompañada de una conservación celosa de sus señas de identidad más esenciales, aquellas que configuran el alma de una ciudad. En apenas treinta años han desaparecido en Valdepeñas la mayor parte de sus patios manchegos, de sus casas más emblemáticas, de su vernácula arquitectura fabril, como son las bodegas – triste ejemplo es la remodelación de las Bodegas A7 -, los pocos bombos que quedan, que están desapareciendo y que deberían restaurarse, las iglesias remodeladas y no humildemente restauradas, como es propio de la piedad estética hacia nuestros ancestros, cuya alma forma los cimientos de nuestra Ciudad. Estaremos ahora especialmente atentos con la Casa de los Vasco, una casa del siglo XVII que el Ayuntamiento va a comprar, y de la que esperamos la mayor conservación posible de sus elementos con un respeto exquisito a la época. La importante urdimbre de barrios y asociaciones vecinales deberían participar también de su idea de Ciudad, pues que el sabor de Valdepeñas descansa en sus barrios más vivos y activos. No es necesario tampoco que toda actividad que surja de la muy emprendedora sociedad valdepeñera tenga que llevar el marbete municipal tras pasar por la administración de la ventanilla del Ayuntamiento. El Municipio está para dar oxígeno, no para fagocitar toda vida civil. Desde luego la agricultura tampoco ha sido una prioridad para el largo ciclo socialista de poder en Valdepeñas.
En fin, seguiremos haciendo hasta el fin de esta legislatura una crítica constructiva al Gobierno de la Ciudad pilotado por Jesús Martín con educación y respeto, y también de buena fe, como corresponde a un Partido como el nuestro, en los asuntos citados y en otros muchos. “Dar caña” puede ser un espectáculo simpático de oratoria de gladiadores, pero no resuelve los problemas, y sólo deja en el alma inútiles arañazos para mucho tiempo, que además pueden infectarse.
Para acabar el Grupo Popular, integrado por Julia, Alfonso, Mariángeles, Manoli y este servidor, desea de todo corazón a todos los valdepeñeros una Feria de Agosto en donde la felicidad y la diversión reinen en todos los hogares y que en donde esta felicidad sea difícil el espíritu amistoso y siempre amable de Valdepeñas sepa aliviar y dulcificar el dolor.


26/07/2018 | Martín-Miguel Rubio Esteban. Portavoz del Grupo Popular
 
     
 
IMG_9873.jpg
 
joroba.es | programacion web